¿Por qué La Tierra Fragmentada es una revolución en la literatura actual?

La trilogía de N. K. Jemisin rompe las barreras del género fantástico.

En nuestra web te ofrecimos la reseña de La Quinta Estación (si no has leído los libros, échale un ojeada para ponerte en contexto) Ahora que he terminado El Portal de los Obeliscos, y El Cielo de Piedra, es momento de hablar de la trilogía al completo.

La Tierra Fragmentada no es una trilogía sin más. Aquí de lo que hablamos es de una obra maestra. Una obra que traspasa las barreras del género fantástico o de ficción especulativa en un derroche de técnica y forma difícil de igualar.

Vamos, una de las que marcan época.

La saga de Jemisin, es un alarde formal de una escritora de un talento extraordinario. Pero, además, es una historia que ofrece un contenido relevante y adaptado a las necesidades modernas de nuestra sociedad. Y, de regalo, una reinvención del género fantástico por su originalidad temática.

Vamos, una trilogía que pone en perspectiva los problemas políticos y sociales de nuestra época, y encima lo hace desde una historia fantástica adictiva y original.

No está mal.

Porque la trilogía de Jemisin ha revolucionado el género fantástico dentro y fuera de lo literario

La trilogía de la Tierra Fragmentada es una reivindicación en sí misma. Que en las esferas públicas donde se fraguan aberrantes movimientos como los sad puppies triunfe una mujer negra, ya manda un mensaje muy claro. La cultura y la literatura están al servicio del progreso del pensamiento humano. Y, para ello, es necesario enfrentarnos a los problemas reales que afectan a nuestra sociedad.

Para historias de marcianitos y dandis guerreros espaciales, hay otros lugares y momentos.

Pero, además, Jemisin presenta una saga fantástica que resulta especialmente poco familiar al público de este género.

En La Tierra Fragmentada lo catastrófico de la historia, por ejemplo, no es un mundo en decadencia o un peligro ingente (al más puro estilo Sauron). Estos libros nos sueltan directamente en el fin del mundo.

En cuanto al mundo mágico, sociedades y etnias, o la temática específicamente fantástica, no es una novela rompedora. Aunque si especialmente original. Aquí no te encuentras dragones ni trolls. Y, la magia no se hace ni con baritas ni con varas. Es la propia vitalidad humana lo que se esclaviza como recurso mágico para perseguir el progreso de la civilización (¿te suena eso de explotar la vitalidad de las personas por el beneficio de la mayoría?)

Lo que sí vuelve a romper las barreras del género es la relación de esta temática con la historia. Esta es una trilogía más basada en lo personal e individual que otras obras fantásticas donde la humanidad está en peligro. Aquí la heroína no es una joven y bella guerrera estereotipada. Es una mujer, de las que te encuentras por la calle. Que tiene que lidiar con los pequeños inconvenientes de tener una vida personal, sentimientos, familia, y que encima se desmorone el mundo a su alrededor. Una mujer que puede sacrificar su propia feminidad física por proteger a su familia.

Esta es una trilogía que acaba con los estereotipos fantásticos de historias amorosas entre héroes y princesas. Y, donde, además, lo épico será saber sobreponerse a las mismas limitaciones que encontramos en nuestra sociedad a la hora de conseguir igualdad y aceptación.

Es un discurso educativo sin moralinas ni sermones. Es una saga que nos ayuda entender cómo podemos mejorar nuestro mundo. Y, encima, es una obra adictiva, entretenida, e interesante.

Porque en nuestra sociedad no nos enfrentamos a dragones ni malvados hechiceros

Jemisin, como mujer negra en Estados Unidos, algo conoce de políticas y culturas abusivas. Como comentamos en nuestra web, los libros de fantasía y ciencia ficción nos ayudan a poner en perspectiva problemas sociales desde su correlativo de ficción. Así, Jemisin nos ofrece un escenario fantástico donde explorar temas sociales relevantes a nuestro mundo como son: el feminismo, el racismo, la exclusión social o la falta de preocupación por el medio ambiente. 

Aquí, me centraré en la forma que Jemisin tiene de denunciar la opresión y el abuso a la mujer.

Es difícil a veces encontrar el espíritu inclusivista de la cuarta ola de feminismo en los discursos más anti patriarcales. Pero, como nos dice Chimamanda Ngozi: “Todos debemos ser feministas”.

Es difícil, y natural, no encontrarlos, porque es difícil incluir el discurso masculino en una reivindicación que debe primar la denuncia del abuso a la mujer. Y, curiosamente, cuando a uno se le hace cada vez más difícil encontrar reconciliación a estos temas, aparece una escritora como Jemisin y lo cambia todo.

Así, el mundo fantástico de La Quietud es un mundo patriarcal, como el nuestro. En él, todos los personajes, sean hombre o mujer, viven bajo esa estructura artificial de poder. Incluido los protagonistas de la historia, Alabastro y Essun, que se conocen precisamente cuando son forzados a engendrar descendencia juntos.

Por eso, Alabastro nos presenta un hombre forzado también a cumplir con su obligación como semental. Sin importar sus gustos, identidad sexual o sentimientos. Pero, sobre todo, Albastro es un hombre. Y, no deja de serlo cuando se acuesta con otros hombres. Y, no lo es más cuando ama a Essun como mujer.

Alabastro es su propio modelo de hombre, independientemente del sistema en el que vive. Un hombre cabezón, egoísta en muchos aspectos, e incapaz de dejar de ser condescendiente con su aprendiz, Essun. Pero, de la misma forma que ella, es una persona que no perderá su identidad, a pesar de lo que la sociedad exija de él.

Estos dos personajes no son heroicos modelos de lucha contra el patriarcado. Son una mujer y un hombre como lo somos tú y yo. Son personas que viven bajo el mismo sistema artificial que nos intenta asignar esos roles de máquinas de hacer bebés y sementales. Un sistema que nos enseña a comportarnos de forma que podamos hacer prevalecer esas estructuras de poder de sometedor y sometida.

Y, precisamente por eso es por lo que estos personajes son tan reaccionarios. Porque dentro de su propia estructura patriarcal, Alabastro y Essun aprenden a olvidar sus roles heredados para, a través de la confianza mutua, desarrollar los suyos propios.

Así, a lo largo de la novela, la extraña relación que los une tocará muchos temas que afectan dichas estructuras. Como son la familia, las relaciones románticas, las relaciones de poder o las responsabilidades sociales. Y será siempre el entendimiento mutuo, el trabajo en equipo, y la capacidad para aprender el uno del otro, lo que los lleve a sobreponerse a esas barreras sociales.

En La Tierra Fragmentada te encontrarás figuras épicas con el valor para encontrar la manera de no perder su identidad dentro de un sistema patriarcal. Encontrarás personas que trabajan unidas para sobreponerse a un sistema que intenta convertirlos en marionetas de estructuras de poder opresoras y anticuadas.

Porque La Tierra Fragmentada rompe moldes literarios

No hay duda de que la forma de esta trilogía sorprende a cualquiera. No es habitual leer una historia en segunda persona del presente (tú haces, tu sientes…) Y, efectivamente, lo normal es que tardes un poco en hacerte a este tipo de narración.

Pero merece la pena.

Jemisin no solo consigue narrar una historia en el peor tiempo posible para contar algo, sino que consigue hacer que la historia gire precisamente alrededor de este recurso literario. La segunda persona del presente no solo es una innovación, sino que es el medio para transmitir el contenido del texto.

La historia de Essun nos ofrece una cantidad innumerable de nuevos modelos temáticos dentro del género. Pero no solo eso, también es una exposición cruda y visceral de muchos de los problemas presentes en nuestra sociedad.

Como puede ser la lucha de una mujer negra en Estados Unidos contra una sociedad especialmente marcada por la desigualdad social.

Por eso, aunque esta sea una historia personalmente poco familiar para ti, presentarla en segunda persona como si la vivieses tú, ayuda a conectar con este tipo de experiencia. Es decir, que la narración te obliga a ponerte en los zapatos del otro a base de túes.

Eso sí, aún hay más.

No es solo una forma de escribir y ayudarnos a vivir la experiencia. Es parte de la historia, de cómo entendemos a los personajes de La Tierra Fragmentada y de su interacción. Es precisamente la interconexión de distintas personas y tiempos en la narración lo que hace de guía para que entiendas el transcurso de la historia.

Jemisin no es la primera en escribir en segunda persona, eso está claro. Pero no debe haber muchos autores capaces de una narración tan compleja y a la vez tan rica como la suya.

¿Qué puede aportarte esta lectura?

¿Quieres leer fantasía entretenida, pero con sustancia?

Pues, aquí la tienes.

Porque esta es una obra que ponen en evidencia nuestros errores y además propone nuevas formas de lidiar con ellos. Nos da soluciones.

Es difícil buscar igualdad social sin ser incluyente. Y, es difícil ser incluyente cuando se denuncian las desigualdades desde el sector oprimido. Jemisin, sin embargo, nos pone sobre la mesa una interesante forma de reconciliar estos dilemas con sus reaccionarios personajes.

Quizá, el fin del mundo también pudiese poner en perspectiva muchos de los errores de nuestra sociedad. Aunque, viendo como reaccionamos a temas como el calentamiento global, no lo parece. Por eso, mientras esperamos a que algo nos despierte, los libros de fantasía y ciencia ficción nos pueden ayudar a preparar el camino.

En definitiva. No dejes de leerte la trilogía de la Tierra Fragmentada. Porque es una obra maestra de la literatura universal. Porque es una imprescindible del género fantástico. Porque te va a encantar. Y, sobre todo, porque queremos que la comentes con nosotros.

Si, con esto, no te he convencido, échale un ojo al discurso de Jemisin en los Hugo de 2018 (en español). No tiene desperdicio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: