Leyendo autoras de fantasía y ciencia ficción.

Nuestro pequeño ciclo sobre autoras de literatura fantástica y especulativa.

Durante los últimos meses, en www.fantasiaycienciaficcion.com, hemos dedicado nuestros momentos literarios a leer libros de ciencia ficción y fantasía escritos por mujeres. El motivo es muy simple, para contestar a la pregunta que lanzábamos en nuestro anterior artículo sobre la visibilidad de las autoras de género: ¿Por qué hay menos autoras que autores en las estanterías de fantasía y ciencia ficción?

Como ya quedó claro, aún no estamos en disposición de dar una solución al enigma, aunque nos empezamos a hacer una idea de por dónde van los tiros. Pero, como no hay mal que por bien no venga, la preguntita nos ha servido para leernos algunas de las mejores novelas que hemos encontrado hasta el momento. Porque de Ursula K. le Guin, Octavia Butler o Jemisin ya éramos fans incondicionales, pero redescubrir clásicos como Joanna Russ o Sheri S. Tepper nos ha enseñado mucho. Por no hablar de sorpresas como Johanna Sinisalo, Lidia Yuknavitch, Elia Barceló o Felicidad Martinez, que nos han enamorado. Además, de la toma de contacto con autoras superventas del momento como Nnedi Okorafor, Naomi Novik o V.E. Schwab.

Autoras en español

Es triste admitir que, en general, estamos poco familiarizados con la literatura de ciencia ficción y fantasía en español (otra cuestión de la que nos preocuparemos con nuestro próximo ciclo). De hecho, una de las primeras cosas que nos ha sorprendido es cómo autoras tan cercanas a nuestra propia casa han pasado desapercibidas a nuestro radar literario durante tanto tiempo.  

A Lola Robles ya la conocíamos, y nos encanta, pero nos ha venido bien releer la edición tan bonita que Crononauta ha preparado de El Informe Monteverde. Pero, no ha sido hasta plantearnos hacer el esfuerzo de buscar más autoras que no hemos descubierto a Elia Barceló y sus Consecuencias Naturales, una novela que nos ha marcado profundamente. Ni sabíamos que Rosa Montero tenía una novela de género tan adictiva como Lágrimas en la Lluvia, o Felicidad Martínez una obra tan creativa como La Mirada Extraña.

Estos son solo algunos ejemplos de lo que hemos descubierto del panorama en español durante este ciclo. Efectivamente, es un poco vergonzoso que no hayamos leído algunas de estas novelas antes, pero no lo es menos que, generalmente, sea tan difícil encontrar las obras de autoras locales.

Por todo esto, que la tendencia editorial parezca favorecer la venta de textos traducidos escapa nuestro entendimiento, sobre todo, cuando en lengua española encontramos verdaderos prodigios del género.

Autoras Clásicas

En el ámbito internacional, nos ha parecido especialmente interesante la lectura de algunos libros más clásicos del género. El Hombre Hembra (1975), de Joanna Russ, La Puerta al País de las Mujeres (1988) de Sheri S. Tepper, o Los Deposeídos (1974) de Ursula K. le Guin, son los tres estandartes de este apartado. Libros con un importante contenido feminista, especialmente afectados por la segunda ola, y que sin duda deberían formar parte del canon feminista de la literatura universal. Pero tampoco nos olvidamos de obras con un contenido de crítica social más que relevante, como Parentesco, de Octavia E. Butler, que explora la esclavitud y la opresión de manera excelente.

De forma más o menos directa, estos libros dan una gran perspectiva a la hora de entender cómo la base de la estructura social en a la que vivimos es el caldo de cultivo para la desigualdad de una sociedad patriarcal. Nuestras estructuras políticas, económicas y de relación como comunidad están basadas aún en esquemas de poder artificiales que favorecen la desigualdad social y de género. En estos libros, la traslación de estas estructuras sociales a mundos imaginarios nos sirve para poner en perspectiva los defectos de nuestro mundo, pero, sobre todo, nos sirven para ver cómo muchos de los problemas sociales de los años 70 y 80 siguen muy vivos en nuestros días.

Por último, y como ya hemos comentado en varias ocasiones, la lectura de algunos de estos clásicos nos sirve para defender una vez más la contribución innegable de las autoras de ciencia ficción y fantasía a la evolución y el desarrollo de estos géneros. No es que haya autoras de sobra, sino que algunas de ellas fundan los mismos cimientos que sostienen esta literatura hoy en día.

Autoras contemporáneas

En cuanto a la literatura más actual, tampoco nos hemos quedado cortos en sorpresas. La temática feminista va muy ligada a las escritoras de ciencia ficción y fantasía, y nos parece algo muy natural dentro de unos géneros que suelen llevar la reivindicación por bandera. Por eso, libros como El Poder (2016), de Naomi Alderman, El Núcleo del Sol (2013), de Johanna Sinisalo o El Libro de Joan (2017), de Lidia Yuknavitch, nos traen perspectivas feministas modernas con interesantes trazas sobre las posibles vertientes futuras de este pensamiento.

La ucronía o la historia alternativa le sirve a Sinisalo para colocar nuestro mundo en un presente diferente, donde la sociedad patriarcal se lleva al extremo en una especie de utopía del machismo. Este ejercicio no es una exageración en sí, sino una forma de poner al alcance de nuestro entendimiento una versión más cercana del tipo de estructuras sociales que han propiciado el actual estado de las cosas. Es decir, Sinisalo nos pone ahora lo que en su momento sirvió para asentar los cimientos de la desigualdad actual. Además, nos recuerda las muchas sociedades modernas que siguen viviendo en situaciones similares a esta distopía.

Haciendo uso de la hipérbole sí que encontramos a Naomi Alderman. Una exagerada versión de un patriarcado revertido con la mujer como opresora le sirve a Alderman para potenciar el efecto empático con la situación de desigualdad actual, haciéndonos entender que el problema es de todos, y no solo de un sector social.

Por último, Lidia Yuknavitch enfoca su primera historia de ciencia ficción sobre esquemas transhumanistas, o poshumanistas, donde explorar el concepto de género biológico y las estructuras de poder asociadas a este. En el mundo distópico que crea esta autora, los genitales atrofiados de la especie humana borran las diferencias entre hombres y mujeres. Así, una vez más, veremos sin filtros cómo, en la mente comunal, prevalecen las ideas artificiales de diferenciación y poder que sostienen la desigualdad.

Pero, en esta generación más moderna de literatura de ciencia ficción y fantasía escrita por mujeres, no solo destaca el feminismo, algo que, nos gustaría aclarar, remarcamos especialmente por interés particular. También se tratan muchos otros problemas y preocupaciones que afectan a nuestra conciencia colectiva e individual.

Annalee Newitz en Autonomous, por ejemplo, utiliza una historia de ciencia ficción muy “estándar” y entretenida, para explorar el desarrollo de la identidad sexual en relación a una organización biológica binaria cuando estos valores han quedado obsoletos. Pero, además de esta interesante proposición poshumanista, Newitz también dedica gran parte de sus esfuerzos creativos a criticar la deshumanización de una evolución social basada en la explotación capitalista.

Por otro lado, dentro del género fantástico, autoras como Naomi Novik o V.E. Schwab se centran en hablar de magia y oscuridad (conceptos casualmente comunes en el título de las obras que hemos incluido en el ciclo: Una Magia más Oscura y Un Cuento Oscuro). En estas obras, por ejemplo, ambas exploran personajes femeninos protagonistas que no cumplen con los cánones de perfección heroica típicos de la fantasía más tradicional.

¿Sacamos algo en claro de todo esto?

Pues alguna que otra cosa.

Ya lo sabíamos, pero nos queda aún más claro, que la falta de visibilidad de las autoras de fantasía y ciencia ficción no tiene nada que ver con la calidad de sus textos. En cualquier caso, los motivos editoriales, de marketing o incluso sociales, que hayan llevado a esta situación no durarán mucho tiempo. Literatura de género escrita por mujeres de calidad hay bastante e interés de quienes leen estos géneros por encontrarlas, por mucho que las escondan, también. Además, en las publicaciones modernas vemos una tendencia bastante positiva a la hora de tener esta calidad en cuenta con reconocimientos públicos como premios, antologías y esfuerzos editoriales.

En nuestra web, nos lo hemos pasado en grande haciendo este ciclo. Por eso, esperamos que el interés conjunto de quienes queremos acabar con esta situación de invisibilidad de la autora sirva para que mucha más gente pueda acceder a estos textos sin que suponga un esfuerzo encontrarlos.

Publicado por Fantasía y Ciencia Ficción

Blog asociado a https://www.fantasiaycienciaficcion.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: